Limpieza y mantenimiento de parquet o tarima

Un acuchillado y barnizado de parquet o tarima restaura y recupera tu suelo de parquet consiguiendo unos resultados impecables, que otorgan a tu suelo un aspecto nuevo y rejuvenecido, como el primer día. Para que los resultados se prolonguen y alargar su vida útil, te mostramos a continuación unos consejos básicos pero fundamentales.

El primer consejo básico para un mantenimiento adecuado del parquet es prevenir su deterioro. Cambiar ciertos hábitos o implementar pequeñas soluciones mermarán los efectos propios del uso y el desgaste de la superficie y te ayudará a conservarlo en las mejores condiciones.

Algo tan sencillo como evitar pisar el parquet con el calzado de calle (sobre todo si son tacones), colocar un felpudo a la entrada para que los restos de arena u otras impurezas aterricen y dañen tu suelo o protegerlos del roce de sillas y mesas instalando en las patas de estas algún tipo de fieltro protector son pequeños gestos con los que tendrás grandes resultados.

El segundo consejo es  mantener la humedad constante con recipientes en los radiadores o humidificares. Los contrastes de la humedad tienen un gran efecto sobre la madera ya que dilata por los cambios de temperatura, pudiendo levantarse tablillas o abriéndose las grietas emplastecidas. Para un correcto mantenimiento, puedes reducir esos contrastes utilizando humidificadores en épocas secas o calefacción y una ventilación apropiada en períodos húmedos.

El tercer consejo es realizar la limpieza del parquet o tarima flotante con jabones PH neutros o específicos para suelos de madera. NUNCA utilizar agua en abundancia o vinagre ya que conseguirás deteriorar tu nuevo suelo con una rapidez digna de un campeón olímpico.